CÓMO TRABAJAMOS

Nuestros Proyectos

  • 2015 – 2017
    ICU-Partnerships_Hospital

    Red Cross War Memorial Children’s Hospital – Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (PICU)

    El Red Cross War Memorial Children’s Hospital en Ciudad del Cabo es uno de los centros hospitalarios infantiles más importantes del mundo y el único hospital pediátrico de toda África subsahariana. Es famoso por la calidad de su servicio y sus programas de investigación y perfeccionamiento. La mayor parte de los pacientes del hospital provienen de comunidades marginadas extremadamente pobres de la Provincia Occidental del Cabo y un tercio de los mismos son menores de un año.

    La Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (PICU) se ocupa diariamente de casos complejos como cuadros cardíacos (250 – 300 casos por año), cirugía neonatal (en niños de hasta solo 700 gramos de peso) neurocirugía, traumas y quemaduras (50 – 60 casos al año), traqueotomías y cuadros respiratorios y neurológicos. Ha obtenido resultados excepcionales tales como:

    • Una disminución drástica del índice de mortalidad en niños con quemaduras y traumas craneales (la causa más común de muerte y discapacidad en Sudáfrica)
    • Una mejora en el tratamiento de niños con VIH resultante en una mortalidad menor del 15%. Anteriormente la mayor parte de estos niños no sobrevivía.

    No obstante, la PICU sufre una carencia crónica de recursos y necesita urgentemente nuevos fondos. Con más de 1,7 millones de niños en la Provincia Occidental, el número de casos derivados al hospital ha aumentado exponencialmente en la última década, y en consecuencia la cantidad y complejidad de los casos de cuidado intensivo. Hoy, la Provincia Occidental del Cabo no cuenta con suficientes camas destinadas al cuidado intensivo pediátrico. Actualmente la PICU del hospital posee 22 camas, ocupadas casi al 100%. La demanda de camas ha llegado al punto en el que cada año muchos niños ven nuevamente pospuestas sus operaciones programadas, a causa de la falta de espacio.

    CHT-Logo

    ¿De qué forma la Fundación Quercus responderá a esta necesidad?

    La Fundación Quercus se ha comprometido a recaudar 1,8 millones de libras esterlinas (cerca de 2,5 millones de euros) para construir la nueva ala quirúrgica postoperatoria en diciembre de 2017, lo que permitirá al hospital hacer frente a la creciente demanda de tratamientos especializados para niños gravemente enfermos. La internación en una Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (PICU) es una experiencia terrible tanto para el niño como para su familia. Colaborando con el Hospital y con el Children’s Hospital Trust, nos aseguraremos que la institución pueda brindar los más altos estándares de tratamiento:

    • Incrementando la capacidad de camas a 39 unidades y aumentando el espacio entre camas para reducir el riesgo de infecciones cruzadas entre pacientes
    • Brindando más comodidades a los padres y creando un espacio para que las familias puedan permanecer con los niños – por el momento hay solo dos camas disponibles, lo cual es insuficiente con una ocupación del 100% de la PICU
    • Creando cuatro unidades de aislamiento para proteger a los niños de las infecciones intrahospitalarias – actualmente los médicos no cuentan con equipos especiales para tratar pacientes con deficiencias inmunitarias o contagiosos, portadores de gérmenes que representan una amenaza tanto para el equipo médico como para los demás pacientes
    • Mejorando la calidad de los sistemas y dispositivos médicos y eléctricos de cada cama
    • Creando un espacio de trabajo para el personal de enfermería y de apoyo
    • Diferenciando el bloque médico del ala quirúrgica con una disposición de camas especial que facilite la asistencia a los pacientes
    • Creando un taller, destinato al personal técnico, para la reparación y almacenamiento de los equipos médicos especiales.

     

    Conoce la historia de dos niños increíbles con los cuales hemos pasado tiempo en el Red Cross War Memorial Children’s Hospital en Ciudad del Cabo.

    ICU-Limili

    La historia de Limile
    Limile Tsodo es un niño de tres años que nació con displasia renal y necesita un nuevo riñón. Ha ingresado en la PICU ya tres veces, la última permaneciendo una semana después de una operación en las glándulas paratiroides. Después de cada operación, Limile debe permanecer por un período de tiempo en una unidad de aislamiento para prevenir infecciones, pero como el hospital no dispone de ella, se le interna en una sala pequeña para tratar de protegerlo.

    Limile es ciertamente un niño pequeñito pero ya habla tres idiomas y posee un léxico médico impresionante que ha aprendido durante sus estancias en el hospital, que se ha convertido en una segunda casa para él y toda su familia. No pueden hacer más que esperar entre respiradores, agujas y diálisis hasta que se encuentre un riñón para el trasplante. Afortunadamente para él, como dice su padre Luthando: “Es un privilegio para Limile encontrarse aquí, donde hay siempre tantas demandas de camas. Somos conscientes de la gravedad de su problema renal, pero tenemos fe en los doctores y rezamos. Los médicos y las enfermeras ponen pasión en su trabajo y cuentan con todo nuestro respeto y apoyo”.

    A pesar de los tubos, los equipos de respiración, las agujas y los medicamentos, Limile es el orgullo de su familia por el espíritu y el coraje que demuestra y por su fascinante personalidad. Luthando dice, “Lo único que quiero es que mejore, quiero verlo correr con los otros niños, que interactúe y juegue con ellos.”

     

    ICU-Me-Kyle2

    La historia de Me-Kyle
    Me-Kyle Samson, de once años, estuvo internado casi tres semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (PICU) con quemaduras sobre el 40% del cuerpo, en cabeza, pecho y piernas. Necesitaba aislamiento no solo como prevención contra eventuales infecciones intrahospitalarias sino también para que los demás niños no fueran testigos de su extremo malestar mientras los médicos lavaban, curaban y vendaban sus heridas.

    Su padre, Karel, que lo encontró irreconocible con quemaduras provocadas por la explosión de una subestación eléctrica en su barrio de Paarl, visitó a Me-Kyle en la PICU por primera vez: “quería llorar, tenía tantas vendas. No entendía que pasaba. Solo sabía que nunca volvería a ser el mismo, estaba bajo shock por el ruido de todas esas máquinas y todos esos niños tan graves en la ICU.”

    Karel jamás durmió, los fines de semana lo acompañaba la madre de Me-Kyle. Se encontraban en un ambiente absolutamente inadecuado para acoger a padres que están tratando de cuidar a sus hijos y al mismo tiempo sobrellevar su propio shock y trauma. Existen poquísimas camas en una sala de 22 pacientes, la mayor parte de los padres debe elegir entre un banquillo junto a la cama del hijo, o la sala de espera, oscura y deprimente.

    Han pasado ya varios meses y Me-Kyle sigue internado en el Hospital. Suele acompañar a los médicos en su ronda, se ha convertido en un especialista en vendaje de quemaduras (¡Hasta aconseja a los doctores!) Pregúntale qué quiere ser de grande y te responderá “Profesor de Medicina”.

  • 2014 – 2015
    Breatheasy

    Red Cross War Memorial Children’s Hospital – Programa Breatheasy

    El Red Cross War Memorial Children’s Hospital es el hospital más grande de Sudáfrica de cuidados de alto nivel exclusivamente dedicado a los niños. Es un centro de excelencia en la formación de profesionales del cuidado infantil, y es considerada la mejor institución sudafricana para especializaciones en medicina y cirugía pediátrica.

    El Children’s Hospital Trust fue fundado en 1994 con el objetivo de recaudar fondos para el Red Cross War Memorial Children’s Hospital que estaba a punto de suspender su actividad por falta de fondos. Desde el inicio, el Trust ha apoyado la labor del Hospital reestructurando los edificios, adquiriendo equipos vitales y financiando importantes programas de especialización e investigación.

    El Programa Breatheasy es una iniciativa única a cargo del personal de enfermería del Red Cross War Memorial Children’s Hospital que permite a los padres de niños con traqueotomías o respiradores artificiales ocuparse personalmente de sus hijos en sus propias casas.

    Generalmente a los pacientes con traqueotomías en todo el mundo se les prescriben largas estadías hospitalarias. A través de un adecuado adiestramiento y apoyo a la familia, el Programa Breatheasy logra en cambio que los niños con traqueotomía regresen a su comunidad con su familia, tan pronto se hallen en condiciones médicas estables. Ya en sus casas, son seguidos como pacientes ambulatorios y son los miembros de la familia quienes se encargan de los cuidados médicos diarios.

    El programa está dirigido por su fundadora, la enfermera especialista en pediatría Jane Booth, que coordina un equipo multidisciplinario de profesionales en Asistencia Médica.

    CHT-Logo

    Breatheasy_Pam

    La historia de Pam

    En Cape Town, conocimos a una niñita llamada Pam que dependía de un respirador artificial para llevar una vida semi-normal. Pam nació con un trastorno llamado atresia biliar, una obstrucción en las vías que trasportan la bilis desde el hígado. A raíz de una operación de Kasai que no logró corregir el problema, Pam sufrió una disfunción hepática, por lo que necesitaba tratamiento permanente. Al mismo tiempo, Pam desarrolló raquitismo y además perdió la capacidad de mover el pecho naturalmente, lo que le provocó insuficiencia respiratoria.

    Pam ingresó en el programa Breatheasy en marzo de 2013 después de una operación de traqueotomía para mejorar su ventilación. Gracias al excelente tratamiento que recibió en el Red Cross War Memorial Children’s Hospital de Cape Town, fue conectada a un respirador artificial y se fue fortaleciendo día tras día. Su madre, Charmaine, dejó su trabajo para poder estar con ella 24 horas al día. Gracias a la enfermera especialista Jane Booth, a su equipo médico y al programa Breatheasy, Pam pudo prosperar y disfrutar de sus padres y hermanos en su propio ambiente familiar. Nos sentimos muy agradecidos por haber podido vivirlo en persona con ella en su casa en 2014.

    El 11 de febrero de 2015, Pam fue retirada del respirador mecánico y decanulada. ¡Caminaba, hablaba y jugaba! Había sido declarada apta para un trasplante del hígado, cuando cayó enferma.

    El 15 de junio de 2015 Pam perdió su batalla y falleció. Había desarrollado una infección torácica grave y fue trasferida a la ICU. Nos entristece profundamente la pérdida de nuestra maravillosa Pam. Lo que reconforta nuestros ánimos al recordarla es saber que hemos logrado darle una calidad de vida mucho mejor gracias a los esfuerzos unidos de muchas personas atentas y compasivas, y que ella pudo pasar días serenos en su casa, con su familia.

    La BBC Worldwide dio amplia cobertura al Programa Breatheasy calificándolo como uno de los más innovadores de toda África. Ve la historia de Pam aquí abajo.